“La Garnacha Secastilla”, un relato

La escritora Ana Tena, natural de Panillo, lleva décadas escribiendo en nuestra lengua vernácula, que recibió de sus padres y ha elegido usar para su carrera literaria. A lo largo de más de veinte años de trayectoria Ana ha publicado novelas (Ta One Im), poemas (Bardo que Alenta) y relatos como el que nos ocupa, ambientado en el mundo del vino y con la garnacha de Secastilla como hilo conductor de la trama.

Además de haber ganado numerosos concursos literarios a lo largo de todos estos años, Ana Tena ocupa un lugar preeminente en el panorama literario aragonés actual, y es de destacar su apuesta continua por recuperar y dignificar el aragonés bajorribagorzano, que seguimos oyendo en las calles de nuestro querido pueblo, aunque sólo sea entre los mayores lamentablemente.

Esperamos que disfrutéis con la lectura, y que este año que acaba de entrar sea todo lo bueno que podáis desear.

LA GARNACHA SECASTILLA

En pasar la trentena el reloj biolochico s´azelera,  y el cuerpo y el alma piden que la simiente,  ya madura, dé los suyos frutos. Malena estaba en ixa edá en la que se ba deixán de tarambaniar, y uno busca la seguridá d´un cado one posar las suyas crías. Dimpués de seis  u ocho prebatinas de parella, Malena se trobaba sola entre medio de las abundantes amistaz: cuasi toz los suyos compañeros de quinta y de bida estaban ya casaus y con fillos, y muitos tamé  ya aseparaus. “Agora me queda la posibilidá de la segunda fornada: los diborziaus, u si al caso bel soltero como yo que se caigan de la figuera y beigan qu´el tiempo les ha iu pasán”  -se deziba Malena. Y asinas, con mesejante panorama, no eba miaja fázil alcontrar parella estable: los unos porque ya bienen  escaldaus de matrimonios fracasaus, y los otris porque bel “bollo” debeba tenir ixa cazuela pa que no sabese trobar la suya cubertera que l´encaixase (u tamé podeba ser la cubertera la que estase abollada…),- ba pensar Malena debertida con ixe dicho popular. Por ixo, porque las rilazións risultan prou difézils  en una ziudá mediana one cada uno ba ta lo suyo, se ba determinar a apuntar-se en una agenzia matrimonial, y asinas alcurzaba maniobras y tiempo.

Anda aquél diya, y dimpués de acudir-ie  a dos zitas, no en eba teniu dismasiada de suerte, y la cuota que pagaba a la agenzia no podeba dezir que l´ese aún amortizau; Pero como no n´hai dos sin tres, Malena estaba a punto de conoxer el terzero de los candidatos a ser el pare de los suyos fillos (asinas de berde estaba la cosa), y pa no adebantar acontezimientos que fan frente, de momento nomas el candidato a apllenar-le de d´ilusión el corazón. Por astí s´empezaba y en ixas estaba en aquel restaurante one s´eban aparabrau.

-¿Y es Malena, berdá? .-No puez fallar porque y es igual qu´en la foto.- le deziba un mesache con las patillas y la zona de las orellas canosas, pero con porte chubenil y ben pllantau.

-Pos sí, seigo Malena. Ixa foto me la ban fer en la agenzia y ye reziente.- ba responder ella alegrán-se de no aber mandau un retrato de más chóben como eba estau tentada de fer. –Y tú serás Salbador ¿berdá? –simpliada de pregunta porque tamé eba esclatero qu´eba el mesmo de la foto, pero romper el chelo no eba pas fázil, y un miramiento como d´umillazión por aber teniu qu´ir a parar a la agenzia matrimonial le feba tenir una miaja complejo de “saldo”. Manimenos ixo tamé le podeba pasar al otri, asinas que los dos iguals.

Ban pedir el de comer, trián de la carta normalidaz de prezio y de nombre, y a l´ora d´eslegir el bino Salbador ba proponer un bino de Secastila.

-¿Te paeze ben ixe bino?, -preguntaba modoso a Malena.-  tiene un color de chordón asabelo de majo, una ulor frutal agradable, y en la boca tiene buen cuerpo con un punté de azidez… Te gustará. –deziba Salbador alabán confuso ixe bino.

-Sí, sí, me paeze ben. De contino no en bebo de bino, pero pa las ocasións espezials m´agrada de tomar-ne un gotet.

Y mientras Salbador le feba el pedido al camarero, Malena ba cabilar que,  lo qu´eban las casolidaz, ixe bino, u millor, por culpa d´ixe bino eba estau una temporada como dimpués de desmontar-se uno  d´una montaña rusa: confundida, atabalada, y sin saber-ne qué pensar de lo que l´eba pasau y de lo qu´eba bibiu… Pero ascape ba tornar ta lo que zelebraba,  porque no eba pas el momento d´estar despistaus.

-Yo sí qu´en suelo beber de bino. –deziba Salbador- m´agrada alcompañar las comidas con binos con cuerpo, y sobretó, las ocasións espezials – y dezín ixo zaguero precuraba mostrar-se campechano y de buenas maneras, y lo aconseguiba. –Cuan  salgo a fer tragos por astí, mai me pido licors u bebidas d´ixas; pido una copa bino, y en tomar-me-la,  me siento reconziliau con el mundo. …Anque no te baigas a pensar que seigo abezau al alcool… Manimenos,  m´agrada el bino: ye la nuestra bebida reina y tiene un puesto importante en la nuestra coltura, en la nuestra gastronomía, en la nuestra literatura… Iste payís,  sin bino, sería un payís aguaziu.

“Bai, bai. –pensaba Malena.- Tiengo el bino entre patas del mío destino; treballo en una bodega de las más importantes d Aragón, me pasa una cosa ben estrania con el bino po´l medio, y agora iste mesache me fa aspabientos de las birtuz y cualidaz del bino, …y pide,  chustamente, un Secastilla.   …Y si le contase…, no´l sé, po que me tome por neurotica y trastuquiada. Anque si me se presenta l´ocasión … . A ber como biene la cosa.

-Yo treballo en las bodegas “Biñas d´Agüerro”. Foi  de quimica. –ba dezir Malena pa seguir en la conbersazión.

-Ya´l sé. Lo posaba en la tuya istoria. Ha siu una de las cosas, a más d´otras cualidaz que i  posaba, claro, que m´han llamau l´atenzión de tú. Me gusta el mundo del bino y tema de conbersazión no mon faltará .- deziba Salbador barucosao.

-No querrás pas que charre contino del mío treballo ¿berdá? .-deziba Malena fen ber que s´espantaba.

-No muller, nomás si tú quiés. –respondeba Salbador modoso. Y antonzes Malena se ba determinar:

-Pos mira, ya que t´agrada la conbersazión, te boi a contar una istoria… que no ye pas istoria, que ye un caso que m´ha pasau a yo de berdá. …M´arriesgo a que me tomes por barrenada, impresión que no querría dar-te sobretó en ista primera trobada,  que amás sería entibocada,  pos seigo una muller equilibrada y con la cabeza prou asentada. …Manimenos, si quiés, te la boi a contar porque tamé me ferá ben a yo sacar.la t´afuera,  ya que no puedo dicherir-la.

-Conta, conta sin miramientos. –deziba intresau Salbador.- lo que más fastio me fa d´una rilazión ye el aburrimiento, y con tú isto tiene buena encomenzada.

El camarero iba serbín los platos, i iba interrumpín una conbersazión llarga, intensa y apretada. Malena y Salbador iban comén más intresaus en lo que charraban qu´en lo que comeban, y asta cuan decantaban a sorbez menudos el bino, s´olbidaban de qu´eba un bino elegante y caro.

– Eba pa las fiestas de Balbastro de ferá un par d´años. Ibam una caudrilla de bar en bar, y yo eba bebiu más de la cuenta: …eba teniu un desengaño amoroso (que no ba ser el primero ni el zaguero, ya´l beis qu´aquí esteigo…)-

-De lo que yo m´alegro.- ba interrumpir Salbador seguín fen-se llano y campechano.- de lo de que estés aquí quiero dezir. –ba acllarar.

-La custión –seguiba Malena- que yo zelebraba una noche d´olbido y alcool.

-Ola!, “noche d´olbido y alcool”, paeze la  lletra d´ un tango, como el tuyo nombre.

Se´n ban reir los dos. Salbador precuraba fer-le fázil a Malena el contar lo qu´el beyeba que podeba risultar-le biolento, y miraba con la broma de sacar-le fierro  pa que ella le tenise libertá. Malena se daba cuenta de la intinzión, y le sumaba muitos puntos a la candidatura de Salbador. Y seguiba.

-Toz los bars estaban a rebutir de chen. Yo teniba tanta calor que me´n ba ir t´afuera y me b´asentar en l´azera. Ñ´abeba chubentú por toz los laus: por la calle, en las azeras, apoyaus en los autos,… asinas que no me ba enterar cuán me s´eba sentau al lau mío un mesache prou estrafalario, que ba comenzar a dar-me conbersazión.Yo le iba seguín en lo que podeba, y no sé como ba ser la cosa, ba emprenzipiar a ablar-me del bino. Yo m´estaba bebén creigo qu´un martini u algo asinas, y él teniba en la mano una botella bino y de tanto en tanto le daba firmes decantes. Me ba conbidar de la suya botella,  y yo le ba dezir que no zeñán-le el baso que teniba de martini. “Ixo son porquerías”, me ba dezir “One esté la garnacha Secastilla…”, y ba pegar otro decante a morro en la botella. Al tiempo empinar-se t´atrás , y fen un gesto desagerau, se le ba cayer la boina que llebaba. Yo le ba preguntar que si eba basco, pos boinas nomás les n´he bisto llebar a bel basco, y poco. Y él me ba dezir que qué coñe iba a ser basco, qu´eba de Secastilla,  de to la bida, y anda la muerte. Me ba fer grazia ixo, pero bueno, yo iba “allumbrada” y él tamé lo paezeba, y no pas  sólo por lo de la boina, sino por lo que me ba ir  contán. Charraba a tuertas y a drechas… anque dimpués bel camino ba trayer to lo que deziba.

-Pos, ¿qué deziba?.- preguntaba intrigau Salbador.

-Contaba… algo asinas: “seigo  la quinta chenerazión de casa Cabalero de Secastilla, famosa por fer el bino más bueno de to´l llugar y de to la redolada. El secreto está en la mezclla, en cómo seleuzionar la bariedá de las ugas…y en más cosas. Mi pare el ba descobrir, y yo lo ba amejorar; la base tiene que ser la garnacha: ¿sabes que ya la coltibaban los romanos por istos pagos?. Las zepas son el coltibo anzestral de las nuestras tierras: qué majas que son las biñas, tan berdes, tan chenerosas, tan plenas de carrazos… Ista tierra y iste clima son los más aparente pa istas zepas, y el risultau ye un bino superior, del de zelebrar Misa”  …A yo me chocaba la forma de charrar que teniba; ixo mesmo de lo del bino de zelebrar misa.., y otros charrazos que paezeban como d´otro epoca pasada. …Sí, ñ´abeba una cosa rariza en aquél mesache, pero amos, con una botella en la mano y firmes decantes, toz mos tornam raros.

-Prou que sí.- se´n feba la riseta Salbador, serbín un gotet más de bino en el baso de Malena y dimpués en  el d´él.

-Al beyer-lo tan confuso con la cosa del bino, yo le ba dezir que treballaba en una bodega, y antonzes él,  to barucoso y fen aspabientos y aspergián como si ese descobriu una cosa gran, me ba dezir: “pos tu yes la presona aparente pa desberlar-te el mío secreto. Ascucha, que si me´n fas caso, a fe que bas a trunfar.”. …Me ba dezir que si teniba un papel y un boligarfo, y malas ba sacar las dos cosas del mío bolso, (el papel eba una copia d´ una rezeta de medico, pero él me ba dezir que ya baleba prou), me ba mandar: “apunta” …y me ba empezar a diutar  bariedaz y cantidaz de binos, la forma de triar las ugas, cómo saber cuan están el el punto de maduras… y to unas recomendazións que a yo me se feban farragosas . “Ixo é fayena de los enologos.”.- le ba dezir yo pa sacar-me-lo de debán y que marchase a escampar la boira. “Agora tú adedicate a bebér-te-lo, y déixa.me ya estar que no tiengo l´esmo pa formulas”. …Él firme rogar-me  que le´n fese caso, y yo, pa fer-lo callar, ba in apuntán to lo que me diba. …Y  dimpués ba seguir estroliquián y charrán.  Fen mimoria yo dimpués,  y de lo que me´n puedo alcordar, deziba algo asinas: “Si no por aquel percanze, yo ese trunfau con la garnacha Secastilla. Ya teniba parroquianos por to la montaña y,  dinantes de bendimiar, ya teniba más nietros de bino aparabrau del que podeba produzir. Por un regular feba más de la  meta qu´entre to´l pueblo, y lo bendeba cuasi al doble qu´el de los otris. Y el baleba. El mío bino estaba fei con la capeza, descurrín la manera de sacar-ie un caldo superior, y con el corazón, pos el bino eba pa yo la mía bida” .-y con un toné mas flojo me ba paezer sentir que ba dezir- “Y la mía muerte”.- Y seguiba y seguiba fen pabías del bino: “Con el bino se zelebran alegrías y se i afogan penas, bale pa curar y bale pa matar seguntes cómo, …el bino ye la sangre de Cristo, ye ixe caldo primegenio d´one ba salir la bida, ye la fuerza que ba fer esclatar el big-ben, …” y quemesió la de fabanadas que iba dezín, entre que yo pensaba que aquél estaba más “tostau” aún que yo.

-Regular qu´una miaja desagerau sí qu´en eba. –deziba chuzón Salbador.

-Como feba tantos aparatos de lo qu´en sabeba y tantos aspabientos de lo qu´en  produziba de bino,, yo le ba dezir que cómo no eba propietario d´unas bodegas como las que yo i treballaba, y él antonzes se ba quedar asinas mochorro, y me ba dezir: “dinantes las cosas no ebas asinas” …a yo ya se me feba prou raro que contino charrase de dinantes como d´otro tiempo pasau, cuan él no tendría guaires años más que yo, pero amos, yo no estaba pa menudenzias y tapoco me ba parar a preguntar-le-ne. Y seguiba: “…de no ser por aquel percanze, ese allegau a ser de las casas fuertes de to la comarca, y poque tamé d´otras redoladas. Pero ba tenir un azidente y ya…ilusións acotoladas.”. Yo le ba preguntar que qué le ba pasar, y él me ba dezir que, entrán en la cuba más gran pa sacar-ie las brisas, no s´eba asegurau de que i ese saliu to´l tufo, y una bez endentro el tufo lo ba malmeter pa siempre. …Entre yo pensaba que cómo eba que l´eba malmetiu, si estaba allí al lau mío tan campante y tan ben plantau y zereño. Manimenos asinas ba quedar la cosa. …Amás, ixo de “sacar-ie las brisas” eba un prozeso antiguo de elaborazión de bino casero… En resumir las cuentas, un misache rarizo que deziba cosas rarizas.  Cuan me´n ba fartar de sentir-lo, me ba debantar y me´n ba ir me penso que ta casa seguntes l´ora que sería, pos m´alcordo que la luz del diya ya eba fei apagar las farolas de la calle. …Y él,  no me´n puedo alcordar  ta par de qué lau ba pegar, ni el momento de beyer-lo marchar; igual que ba amanezer al lau mío, se´n ba ir.

Salbador ya cuasi no deziba cosa. Deixaba que Malena charrase, y él paezeba que desfrutaba asabelo con los sorbez de bino que iba bebén y a la bez almirán en la copa, y tamé paezeba desfrutar con lo que le contaba Malena. Ascuchaba sin tartir y,  de tanto en tanto, feba un zeño d´aprobazión y d´atenzión  qu´animaba a Malena a seguir charrán, beyén que teniba pa ella to l´atenzión de Salbador.

-Ba pasar el fin de semana, y ba tornar ta´l tajo el  lunes. Alli treballán, me ba amanezer en el bolso el papel de la rezeta del medico escrita po´l rebés con lo que m´eba iu diután aquel mesache, y prou debertida le´n ba enseñar a la compañera de treballo, Pilar, que ye una de las enologas de la empresa, y que, prou dibertida tamé con l´istoria del mesache que me s´eba arrimau, le ba dar una bistada al papel. …“Isto en trai prou de sustanzia, -deziba Pilar.- No te penses que son fabanadas . Aquel mesache sabeba ben de qué charraba, sí…, isto en trai prou de camino…,  Prou que se podría fer. …Deixa-me iste papel que igual ista campaña podem fer una prueba”. Y Pilar se´n ba llebar aquella “formula secreta” que yo me´eba tomau a chunga. …Y bam fer una prueba,  y ban salir unos risultaus buenismos. Bam ir treballán en ixa linia y a la fin , de la antigua garnacha Secastilla,  ha risultau un bino como el  que agora tenim adebán.

-Pos sí que ba ser probechosa aquella alcontrada con aquel misache, sí. –deziba Salbador asperán más de la istoria. Malena le´n ba localizar, y ba seguir dezín:

-.Manimenos la cosa no para astí; aquella noche me se ba trafegar el telefono móbil y no ba n´aber forma d´alcontrar-lo. Ba tornar por los bars y las calles one feba mimoria que i eba estau, y cosa,; alguno se´l abría trobau, y tonto ese siu de no quedar-se-lo-ie. …Y tamé ba trobar a faltar un pañuelo que llebaba atau al cuello y que, con el baf de endentro los bares, m´estorbaba y me´l  eba posau al bolso. Me ba aconortar de alcontrar las dos cosas, y asinas me ba quedar. …El bino Secastilla iba fen-se sitio en el mercau, y como diba aquel zagal, se podeba dezir qu´estaba trunfán. …Por otro lau, el pare de Pilar, qu´eba de Secastilla, dimpués d´una enfermedá llarga que Pilar ba bibir muy apenada, pos se ba morir, y yo, como compañera de treballo y amiga de Pilar,  i ba ir ta´l intierro. …Y allí en el ziminterio Secastilla ba ser one a yo cuasi me da un mal al trobar-me con lo que te boi a dezir; cuan dimpués de zerrar el nicho la chen ban ir salín, yo me ba quedar de los zagueros pa  dar una gambada por to´l alrededor del camposanto. …De siempre m´agradau leyer la esquelas, carcular con cuántos años s´eban muerto seguntes las fechas… y quemesió, una afizión una miaja siniestra, pero marcha, leyén los nombres de los que allí descansan paeze como que los traigo una miaja ta iste mundo…

-Salbador ascuchaba con una riseta en la cara, pero no deziba cosa. Nomás ba zeñar que sí como no desaprobán l´afizión de Malena. Ella ba seguir nierbosa contán:

-Pos allí ta un lau, en unas sepolturas ya antiguas que ñ´abeba en tierra, me ba paezer sentir la mosiqueta d´un telefono móbil, que daba la casolidá qu´eba la tonada que yo m´eba posau en el mío. Me ba azercar pensán que a alguno de los qu´eban estau en l´intierro se l´abría cayiu, y béteme que m´alcontro, anzima de la tierra que bultiaba y entre las yerbas de la sepoltura yerma, el pañuelo que me s´eba trafegau, al lau de un móbil que risultaba ser el mío. …

Pilar se ba parar p´alentar, y pa oserbar la reazión de Salbador. Guarda si se le´n creyeba… Al mejor la tomaba por lloca. Al callar Malena, Salbador ba tenir que dezir algo:

-Bai, ¿quiés dezir que…? .—no ba terminar la frase y ba preferir que la esplicazión le´n dase Malena. Manimenos ella ba poder beyer que Salbador se´l tomaba en serio y estaba intrigau de berdá. –No´l sé pas si lo entiendo. ¿qu´eba pasau pués? –preguntaba cabilán-lo  Salbador.

-Tapoco yo el sé lo qu´eba pasau, anque me´l puedo imaginar. …To ísto m´ha rompiu los esquemas de lo que ye estar bibos y estar muertos… porque ya berás: yo, fen mimoria,  me´n ba alcordar,  como en una boira, que cuan miraba en el bolso mío un papel pa escribir lo que él queriba qu´escrebise, i ba sacar tamé pa fer-me sitio el pañuelo y poque tamé el móbil, dezín-le: “Tien, sojeta”, y le´n ba dar a él mientras yo rechiraba buscán. Y dimpués ya… poque no me´l tornase por despiste, u quemesió. …La custión que me ba trobar aquel diya el pañuelo y el telefono en ixe sitio tan raro. Cuan el esmo me se ba serenar una miaja dimpués de la impresión primera, ba mirar de leyer de quí eba aquella sepoltura. Teniba una cruz de fierro d´ixas antiguas que tienen como punchas u rayos ta los laus, y en metá de la cruz como un redol blanco one se posa el nombre del falleziu; mala suerte eba que po´l tiempo u por bel trompazo, estaba cuasi to´l redol pelau y no se leyeba ben ni las fechas, ni cuasi los apellidos; nomás se leyeba el nombre, Salbador (qué casolidá, como tú), y un piazé d´apellido. “Labaz…”,. …To ben estranio, ¿berdá?. –buscaba Malena la complizidá de Salbador.

-Pos sí, estranio de to. –respondeba pensatibo Salbador.- …pero qué mo´n sabem  la chen de la Bida y de lo que n´hai al otro lau:  Teilhard de Chardin deziba qu´en la escala de lo cosmico, sólo lo sobrenatural tiene posibilidá de ser lo berdadero. Bete tú a saber.

-Sí, pero yo no esteigo alcostumbrada a lo sobrenatural. Ni yo, ni me penso que denguno; ya puez contar que se le queda a uno el cuerpo apañau con istas cosas. – Pero Malena queriba acabar d´esplicar to los detalles,  y ba deixar de roñar pa seguir.- Yo ba mirar d´aberiguar de quí eba la sepoltura, y le´n ba preguntar a Pilar. Ella no´l sabeba porque ya no conoxeba a toz los del pueblo, y menos a los d´antes ya muertos, pero me ba dezir qu´el preguntaría a sus tías que son de Secastilla. Y un mañana, en llegar al treballo, Pilar me ba conbidar a un café en la maquina al tiempo que me ba dezir que ya s´eba enterau de que ixa sepoltura eba de casa Cabalero, y que sus tías no se´n alcordan de quí eba ixe Salbador (Y ixo qu´en son muito de biellas), pero qu´eba sentiu contar en el llugar que uno de casa Cabalero qu´eba plantau, allá en diyas,  cuasi to Secastilla de zepas, y que feba una ripa de nietros de garnacha, pero que ben chóben  s´eba moriu endentro d´una cuba afogau po´l tufo. …Con que ixe debeba ser el percanze que me contaba eba teniu aquel mesache. …Aquel zagal  que se ba arrimar ta one yo pa  la fiesta de Balbastro eba ixe Salbador de casa Cabalero…¿cómo pué ser ixo? …¿tornan los muertos ta iste mundo?…¡Claro que no!. Baliente simplada, ¿berdá?… Manimenos yo puedo asegurar-te que ba abllar con él como agora el foi con tú, y eba de berdá, de carne y güeso como tú y yo… u ixo paezeba. –deziba Malena atabalada.-Dimpués ba precurar aserenar-se pensán que igual estaba espantán al candidato, que lo más seguro no´n querría saber-ne más d´ella pensán-se  qu´estaba barrenada, y ascape Malena ba querir sacar-le fierro al asunto.

-Anque claro, yo eba bebiu dismasiu y igual pué ser qu´el soniase to aquella noche. El alcool chuga malas pasadas…

Salbador no ba dezir cosa. Le ba pedir un papel al camarero y, con un boligrafo que l´eba deixau Malena, se ba posar a escrebir. Mientras tanto, y pa que Malena seguise charrán, le ba preguntar sin guaire intrés:

-Y Pilar, ¿ no se ba estrañar de porqué preguntabas por ixe Salbador?. ¿No le bas contar to ísto que m´has contau a yo?

-Pos tentada ba estar de contar-le-ne, no te penses. Pero conozén-la, me se´l ese tomau a chunga y… Amás tiengo que treballar con ella toz los diyas de formulas, de grados d´azidez, de comprobazións quimicas…. Meter-ie po´l medio muertos que tornan ta la bida pa desbelar una formula pa fer bino… igual me despediban por trastuquiada. Mas me se´n baleba  deixar-lo estar asinas. Y pa que no se estrañase del mío intrés por la sepoltura le ba dezir qu´un pariente mío lejano se llamaba Salbador y eba de Secastilla, lo que no ye pas berdá que yo sepa, pero pa desencusa me ba baler prou.

Ya feba ratos que Salbador y Malena s´eban tomau el postre; d´el bino de Secastilla ya no en quedaba ni un gotet, y s´eban quedau solos de to  en el restaurante. Al tiempo de despedir-se Salbador le deziba a Malena:

-Tenim que tornar a beyer-mos.

-Prou que sí. Si tú quiés, por yo contenta. – respondeba Malena barucosa.  Eba teniu ocasión de contar lo qu´en zaqgueras la desbelaba, y Salbador l´eba ascuchau modoso, con atenzión y rispeto. Amás, eba un mesache ben plantau, atento, llano, modoso… Sí, Malena ya teniba ganas de tornar a beyer-lo.; manimenos que él dezise pa cuán… no queriba paezer sulsida más de la cuenta… –Cuan tú quieras. – ba dezir asperán que le dezise que pa´l otro ´l diya.

-Pos ya mos llamarem d´una forma u d´otra. De momento no puedo dezir-te pa cuán porque tiengo que ir-me-ne de biache. –Malena se ba quedar una miaja mochorra. Salbador le sojetaba el chaquetón mientras ella ubriba la puerta el auto y se posaba endentro. Cuan ya eba arrancau y llebaba unos zientos de metros llejos, Malena se ba dar cuenta de que Salbador s´eba quedau con el chaquetón en la mano. – Los nierbos de al tiempo despedir-mos abrá siu .- ba pensar confusa .- Ya ba prou ben, asinas con la disincusa de tornar-me la chaqueta mos tendrén que tornar a beyer. –Y el auto bruyiba a la belozidá d´el corazón barucoso de Malena.

Eba un diya de treballo normal. Dende las siete de la mañana que ya estaba en el tajo, el rato se feba llargo,  y allá ta par las doze a Malena le cogeba gana floja de no  aber almorzau. Se´n ba alcordar qu´en el bolso poque llebase chiclez pa entretenir la gana, y se ba posar a rechirar-ie con una mano mientras que con la otra cogeba el telefono qu´eba estau trucán to la mañana. Mientras charraba, ba trobar en el bolso un papel, y en dar-le una bistada,  ba beyer que llebaba el membrete del restaurante one eban comiu con Salbador. …¿cuán le´n abría posau al bolso?. Lo ba leyer to sulsida: …eba, en resumir las cuentas, formulas pa la elaborazión del bino. …Malena ya no ba poder seguir atendén el telefono. Las garras le tremolaban y no pas por no aber almorzau. La capeza ba empezar a maquinar a tometer mientras qu´ el corazón l´abatanaba el peito. “Me´n tiengo que ir”,  ban sentir los compañeros qu´estaban con ella al tiempo que la beyeban  jopar por la puerta.

El auto bruyiba cara ta Secastilla a la belozidá del pulso de Malena. Las puertas de fierro del ziminterio ban roñar carrañosas al espientar-las con bríos, y en cuatro zancalladas Malena ba correr adetrás de los suyos güellos que buscaban  con usma la sepoltura de Salbador. Ascape la ba trobar, al beyer la suya chaqueta anzima de la tierra yerma que bultiaba. Y anzima de la chaqueta i  estaba tamé  el boligrafo que l´eba deixau a Salbador en el restaurante.

El bino de Secastilla  ha iu trunfán en el mercau.  Ye un bino elegante y de calidá,  elaborau con la sabiduría de la tradizión a partir de las antiguas biñas de garnacha. La bodega eba produziu ixa zaguera añada zincuenta mil botellas, y cada añada iba aumentán la cantidá.

Mientras tanto, Malena aspera, asentada adetrás de los cristals del asilo y con la bista perdida en las berdaz del cosmos, que la llame un tal Salbador de casa Cabalero pa tomar-se con ella una botella de bino de Secastilla con la formula amejorada; eba lo que él eba escrito  en el papel: Garnacha Secastilla: formula amejorada e insuperable.

Anuncios

2 comentarios en ““La Garnacha Secastilla”, un relato

  1. Ana,soy nieto de José Tena,nacido en casa Sosas,un gran hombre en todos los sentidos,quienes lo conocimos,lo recordamos como bondadoso y muy trabajador,un sabio de su oficio la agricultura.Me acuerdo todos los días de el.Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s