San Martín

Uno de los días grandes en Secastilla ha sido siempre el de la romería a la ermita de San Martín. Ésta está situada en un entorno natural impresionante, dominando sobre el territorio y ofreciendo oportunidades únicas para la observación de la naturaleza.

San Martín de Tours fue soldado romano, pero tras su conversión al cristianismo siempre tuvo reparos en el ejercicio de su profesión, pues pensaba que un buen cristiano no debe derramar jamás la sangre de sus semejantes, ni siquiera en la guerra. Si tenéis curiosidad por saber más sobre su vida, copiad este enlace en el cuadro de dirección de vuestro navegador:

http://es.wikipedia.org/wiki/San_Mart%C3%ADn_de_Tours

A continuación reproducimos un extracto del libro editado por la Diputación de Huesca dedicado a esta celebración:

“El día de la Segunda Pascua, cuarenta días después del Domingo de Resurrección, se va de romería a San Martín, santo que se venera en una ermita ubicada en el cerro del mismo nombre, donde confluyen los términos de Puy de Cinca (al que pertenecía la ermita), Secastilla y Panillo. De estos tres pueblos, principalmente, salían los romeros a pie o en caballerías, ya que hasta años después de las repoblaciones forestales no se construyeron pistas hasta esa sierra. Aunque actualmente las caballerías han sido sustituidas por vehículos motorizados, la esencia de la romería permanece inalterada. Desde la iglesia de Secastilla sale la procesión, encabezada por el alguacil, que blande la campaneta de San Martín, y el cura. Los hombres inician la primera estrofa cantada del rosario (“Dios te salve”), que es contestada por las mujeres (“Salve, María”) hasta completar la primera parte del avemaría, ya que la segunda es rezada y no cantada. Y así hasta la salida del pueblo, a la altura de la era Altemir, desde donde se despide a los romeros. Al mediodía la cita es en la ermita, donde se celebra la misa y se cantan los gozos del santo. Tras el oficio religioso se come en grupos de familiares o amigos, excepto, hasta hace pocos años, los miembros del Ayuntamiento, que formaban cuadrilla con los curas y otras autoridades. Era costumbre entre los mozos de Puy de Cinca, y ahora lo es entre los de Secastilla, beber de una teja a la que se va vertiendo vino desde una garrafa. Por la abundancia del caudal, lo normal es que la mayor parte del líquido caiga en la ropa y no en la boca. Terminada la comida, a media tarde, se regresa a Secastilla y, en el mismo punto desde donde se ha partido, se espera a los que vuelven para terminar la romería, cantando otra vez el rosario pero en dirección a la iglesia, en la que están sonando las campanas.”

Secastilla, Recuerdos y Vivencias, p. 153

Desafortunadamente hay que decir que las celebraciones tal y como aquí se describen no se han reproducido exactamente este año. Así pues y según nos informa nuestro párroco D. José Mairal, la procesión no se celebró este año por falta de asistentes, siendo éste el primer año desde el comienzo de su ejercicio en el que se da esta circunstancia. Hemos oído por boca de otros secastillanos emocionados recuerdos de este ritual, y os animamos a que compartáis los vuestros en este mismo blog, a modo de comentario.

Terminamos esta breve reseña con el estribillo de los Gozos al glorioso San Martín, entonados año tras año en la celebración popular en la ermita, invocando favores de este santo cuya devoción ha aglutinado durante siglos a los vecinos de Secastilla, Puy de Cinca y Panillo:

“Pues con nuestro Redentor

fuisteis el más generoso,

socorred, Martín glorioso,

a quien os pide favor.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s