Inauguración de una nueva tienda del Horno de Secastilla en Barbastro

A continuación reproducimos la historia del horno de Secastilla tal y como aparece en el libro Secastilla, recuerdos y vivencias, texto con el que queremos desearles lo mejor a Toni y Nuri en esta nueva etapa, ojalá que al horno le queden muchas páginas por escribir y muchas hornadas por cocer.

 

HISTORIA DEL HORNO DE SECASTILLA

 

“No había molino harinero en Secastilla, por lo que era necesario trasladarse a la vecina localidad de Graus para obtener harina, aunque excepcionalmente podía molerse en pueblos más lejanos, como Clamosa. A partir de la imposición del racionamiento y del control estatal de los alimentos, la harina era suministrada por el encargado del horno, que fue de propiedad municipal hasta que lo adquirió Gonzalo Carrera. En esa época su gestión era subastada anualmente y el adjudicatario era el responsable de su correcto funcionamiento y administración. El hornero establecía semanalmente turnos entre las personas que habían hecho la petición para cocer el pan, limpiaba y calentaba el horno y vigilaba su correcta cocción al gusto que demandaba cada familia. Los particulares tenían que llevar su propia leña y la harina amasada de sus casas. Como en una misma hornada se podía cocer piezas de varias casas, cada una de ellas era marcada con distintas señales (uno, dos o tres pellizcos) para distinguirlas. El horno se encendía todos los días, pero lo normal era que a cada casa le tocara el turno cada quince días, tiempo que aguantaba el pan sin endurecerse ya que eran piezas de unos 3 kilos cada una, provistas de una buena corteza que conservaba la humedad. El arrendamiento del horno está documentado por primera vez el 22 de septiembre de 1946, en el contrato privado de arrendamiento firmado entre José Estrada Torres y Antonio Vidal, alcalde de Secastilla, por un importe de 1000 pesetas anuales. En él se establecía que el edificio y el horno, de propiedad municipal, debían ser mantenidos por el Concejo, y que la leña y la maquinaria tenían que ser aportados por el panadero, quien se encargaría de su mantenimiento. Este había de entregar 125 kilogramos de pan por cada 100 de harina cedida, y se le abonarían 0,10 pesetas por cada kilo de harina amasada; el mismo precio se aplicaba a los que llevaban la harina amasada de su casa para cocerla en el horno.”

 

Secastilla: Recuerdos y Vivencias. Pesqué Lecina, Jose Miguel: Coordinación y textos. Huesca, Diputación Provincial de Huesca. Área de Cultura, 2009

Anuncios

2 comentarios en “Inauguración de una nueva tienda del Horno de Secastilla en Barbastro

  1. Penoso como me han atendido hoy en esta panadería,cara el público tendrían que tener más respeto a los clientes,no volveré a comprar nada más ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s