San Valero: estrellas con chocolate

Las fiestas de invierno nos anuncian que lo peor de esta estación  “ya está vulcau”, como se dice aquí. Los días se alargan aunque el frío siga siendo intenso y San Martín amaneció nevado el día de San Valero. Tal y como estaba previsto, nos juntamos todas las mujeres en el horno, cada una con su delantal, para elaborar las tortas el sábado por la mañana.  Por la tarde, fue el turno del chocolate en casa Labazuy. Mientras se cocía, un pequeño grupo de visitantes que asistiria más tarde a la observación astronómica en la era Altemir visitó la iglesia y una de las bodegas tradicionales del pueblo, la de José Blanco.

Copiamos como es costumbre en este blog la parte dedicada a esta celebración en el documento etnográfico publicado por la Diputación de Huesca Secastilla, Recuerdos y Vivencias:

El 29 de enero es la festividad de San Valero, obispo de Zaragoza que fue desterrado a Enate en el siglo IV. Además de la figura del santo, se ensalza una de las principales virtudes cristianas, la caridad, la cual se materializa en forma de tortas de pan que se reparten tras la celebración de la misa. Como en el caso anterior, la fiesta se inicia la víspera, que es cuando se hacen las tortas, de cuya elaboración y pago se encargaban, hasta hace pocos años, dos casas de Secastilla, por rigurosos orden de vecindad y calle. Tras una ajetreada tarde en el horno, el volteo de campanas, a cargo de las propias mujeres, anunciaba que las tortas salían del horno camino del ayuntamiento, donde serían cortadas al día siguiente. Aunque es una costumbre más moderna, el reparto de chocolate con torta esa tarde se ha convertido ya en una tradición que atrae a todos los secastillanos y a familiares que acuden desde los pueblos cercanos. El días de San Valero, antes de la misa, el alcalde, el alguacil y algunos vecinos cortan las tortas en ganchos o porciones que reparten en capazos para transportarlos hasta la iglesia, donde han de ser bendecidos. Tras la celebración, se llevan a la placeta de la Cruz, adonde van llegando los presentes que los vecinos aportan para que sean subastados públicamente en beneficio de la parroquia. Tras el perceptivo permiso de las autoridades, los asistentes, gancho a gancho, van dando buena cuenta de las tortas, así como de los porrones de vino, hasta que, transcurrido un rato, el toque de la campaneta indica el inicio de la subasta. El alcalde va diciendo al alguacil lo que debe coger de entre los presentes de los vecinos y pone un precio de salida sobre el que los asistentes pujan. Cuando el importe alcanzado por el artículo subastado es elevado o ya no se puja más por él,  se adjudica con un “a las tres”.

Secastilla: Recuedos y Vivencias, p. 152

Además de todo esto, en los últimos años se viene organizando una observación astronómica en colaboración con la Asociación de Amigos de Fantova. Pedro Borgoñó, representante de la asociación y vecino de Casa Mateu de Graus, acudió fiel a la cita a pesar de que había un 85% de probabilidades de lluvia. Puntual y desafiando al frío, a las 19:30 se el telescopio estaba instalado en la era Altemir, desde donde pudimos observar Jupiter y sus satélites.

Como novedad para este año la Asociación de Amigos de Fantova había planteado una observación profesional desde las 22:00 hasta la 01:00 que fue suspendida debido al parte metereológico desfavorable. Esperamos poder recibir a todos los interesados la próxima luna nueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s